El Secretario General de las Naciones Unidas afirmó este lunes que sigue con gran preocupación la situación en el noreste de Siria. “Es muy importante que todas las partes ejerzan la máxima moderación en este momento”, declaró el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric, este lunes durante su comparecencia regular ante la prensa.

Dujarric añadió que el Secretario General también resalta la necesidad de proteger en todo momento a los civiles y la infraestructura civil, y de garantizar el acceso humanitario sostenido, sin trabas y seguro a las personas necesitadas, “para que las Naciones Unidas y sus socios humanitarios continúen llevando a cabo su importante labor en Siria”.   

El vocero reiteró que no existe una solución militar al conflicto sirio y que la única salida sostenible es un proceso político facilitado por la ONU, tal y como se describe en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad.

Asimismo, manifestó que Naciones Unidas trabaja con todos los actores principales envueltos en esta situación y que la preocupación, tanto del Secretario General como del coordinador humanitario en Siria, Panos Moumtzis, es el (posible) impacto que pueda tener (una operación militar) en la población civil.

Previamente, el coordinador humanitario de la ONU para ese país afirmó  ante la prensa que los civiles deben ser protegidos de cualquier operación militar turca en el noreste del país árabe. 

Moumtzis, respondía al hecho de que Estados Unidos comenzó a retirar tropas de esa zona, abriendo camino para un posible ataque de Turquía contra las fuerzas dirigidas por los kurdos

El coordinador aseguró que ya existen planes de contingencia para ayudar a las personas que podrían huir hacia el sur con alimentos y ayuda médica.  “Esperamos lo mejor, pero nos preparamos para lo peor”, manifestó.

La ONU actualmente brinda ayuda a 700.000 personas en la región. Mountzis confirmó que se encuentra en contacto con todas las partes para explicar dónde se encuentran las clínicas, escuelas, puntos de abastecimiento de agua, mercados y áreas residenciales, y para instarlos a mantenerse alejados de la población civil.