Una borrasca atlántica que se acerca por el oeste es la responsable de este cambio del régimen atmosférico, aportando aire cálido y húmedo y precipitaciones en forma de lluvia.