La Organización de Estados Americanos (OEA ) ha propuesto realizar unas nuevas elecciones presidenciales en Honduras ante “la imposibilidad” de dar certeza en el recuento final de los comicios celebrados del pasado 26 de noviembre. Así, ha reiterado que “no existen las condiciones para afirmar que el ganador es uno u otro”, pues el proceso se ha visto “afectado por marcadas irregularidades y deficiencias, por la violencia de unos y otros” antes, durante y después de los comicios.

En un comunicado, el secretario general de ese organismo, Luis Almagro, ha indicado que ante “la imposibilidad de determinar un ganador, el único camino posible para que el vencedor sea el pueblo de Honduras, es un nuevo llamado a elecciones generales dentro del marco del más estricto respeto al Estado de Derecho, con las garantías de un Tribunal Supremo Electoral que goce de la capacidad técnica y de la confianza de la ciudadanía y los partidos políticos”.

“La paz y la concordia de los hondureños es el valor principal. Y respetar los valores democráticos y ciudadanos es el camino necesario para preservar a la sociedad de la muerte y la violencia”, ha añadido el secretario general de la OEA.

Después de varios recuentos y recursos de la oposición contra ellos, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras ha proclamado este domingo como presidente a Juan Orlando Hernández, actual gobernante del país. Según los datos del TSE, Hernández obtuvo el 42,95% de los votos por el 41,24% de Nasralla.

Esta decisión ha sido rechazada por la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que ha llamado a la “movilización inmediata” porque consideran que ha existido fraude contra su candidato, Salvador Nasralla.