Después de las anteriores rebajas en noviembre, al advertir que las disputas comerciales y la incertidumbre sobre el Brexit podrían afectar el comercio y los negocios a nivel mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha corregido a la baja sus previsiones de crecimiento para las principales economías del mundo este año y el próximo, en particular en la zona euro y el Reino Unido.

La OCDE  pronosticó en su informe provisional de perspectivas que la economía mundial crecería 3,3 por ciento en 2019 y 3,4 por ciento en 2020.

En cuanto a la Eurozona, la Organización calcula que el producto interior bruto (PIB) sólo crecerá un 1 % en 2019 (tras el 1,8 % de 2018), lo que significa ocho décimas menos de lo que había anticipado en noviembre.

Las cosas apenas mejorarán en 2020, con un alza del 1,2 % en la eurozona, lo que de nuevo significa cuatro décimas menos de lo que se había estimado hace cuatro meses y medio.

Entre los grandes países de la moneda única (en este informe sólo hay datos desglosados para los miembros del G7 y del G20), los más afectados son Alemania, con un incremento del 0,7 % este año (nueve décimas menos) y del 1,1 % el próximo (tres menos) e Italia, con un año 2019 de recesión (-0,2 %, 1,1 puntos menos) y una tímida recuperación en 2020 (0,5 %, cinco décimas menos).