La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, ha repasado la situación de los derechos humanos en el mundo en la presentación de su informe anual al pleno del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

Bachelet ha emitido un comunicado sobre El Salvador, en el que advierte que el anteproyecto de ley sobre Reconciliación Nacional restablecería una “amnistía absoluta e incondicional” para algunas de las serias violaciones cometidas durante el conflicto armado de 1980 a 1992.

“Si esta ley se aprueba, se amnistiaría a responsables de crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad, se vulneraría el derecho de las víctimas a la justicia y la reparación, y eso sería un grave revés para El Salvador”, afirma Bachelet, que recuerda que las amnistías para los delitos más serios “son contrarias a la ley internacional”.

Además, considera que “al otorgar impunidad a los autores de delitos muy graves, aumentaría la probabilidad de que esos hechos se repitiesen”.

Más de 75.000 personas fueron asesinadas durante el conflicto interno en El Salvador. Hasta 2016, los responsables gozaron de una impunidad casi total.