La pena se aplica a otro caso distinto al que lo llevó a la prisión de Curitiba en abril, por el que fue condenado a 12 años de prisión por aceptar un aparamento en una playa de Sao Paolo a cambio de sobornos.