Se repitió la situación de mayo y junio (en ambos meses subió un 2,7 %) y el índice de precios al consumidor (IPC), principal indicador de la inflación, se mantuvo en agosto en su nivel más alto desde febrero de 2018.