La cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) comenzó hoy en Bruselas marcada por la incertidumbre sobre el futuro del “brexit”, después de que la primera ministra británica, Theresa May, superara ayer una moción de confianza. May obtuvo el respaldo de 200 diputados del Partido Conservador, mientras que 117 votaron en contra, en una moción de censura que profundizó las divisiones cuando faltan semanas para que venza el plazo en el que el Parlamento debe aprobar un acuerdo que evite una salida desordenada de la Unión Europea.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se ha entrevistado con May para mantener unos contactos “de última hora” antes del inicio de la cumbreLa “gravedad” de la situación exige discutir sobre ello, dijo Tusk en su carta de invitación a la cumbre, en la que quiere que se avance también en la preparación de planes de contingencia en caso de que fracasen las negociaciones.