La Conferencia Episcopal Española ha presentado la Memoria anual de Actividades de la Iglesia Católica correspondiente al año 2015. Un documento en el que se informa a que se dedicaron los fondos destinados a la Iglesia por los contribuyentes a través la “X” de la Declaración de la Renta, poniendo de manifiesto la amplia actividad de la Iglesia en España en campos como la evangelización, la celebración de la fe, la pastoral o las actividades educativa, caritativa y asistencial.

 – La Memoria recoge datos de diversas fuentes, entre otras, las 69 diócesis españolas a las que hay que sumar el arzobispado castrense e ilustra la gran labor que la Iglesia desarrolla con el empleo de los recursos obtenidos mediante las aportaciones libres de los contribuyentes. Con todos estos datos se puede afirmar que, aunque valorar en términos económicos la aportación que realiza la Iglesia a la sociedad es una misión compleja, supondría un ahorro de miles de millones de euros para las arcas públicas. Es más, la cuantía que recibe en concepto de Asignación Tributaria genera en la sociedad más del 138% del importe recibido.

Las 69 diócesis se llevan 200 millones de los 249 que recibe la Iglesia por la asignación tributaria. El reparto entre ellas se hace en función de sus necesidades,  para alguna supone el 24 % de sus ingresos y para otras el 80. Los otros 49 millones se emplean en seguridad social del clero, funcionamiento de la Conferencia Episcopal, aportaciones a Cáritas y un largo etcétera de datos, que se pueden consultar con todo detalle gracias al Portal de transparencia y  después de haber sido supervisados por una auditoria externa.

La Asignación Tributaria y su distribución

En 2015, la Iglesia recibió un total de 249.614.608 € en concepto de la Asignación Tributaria de los contribuyentes.

La mayor parte (199.718.758 €) más del 80% se distribuyó a las diócesis en función de sus necesidades generales. Cada diócesis, una vez recibida la cantidad que le corresponde, procede a su reparto atendiendo a las normas propias de organización económica diocesana. Este importe supone de media un 24% de los recursos disponibles para las diócesis, aunque para las de menor tamaño puede representar hasta el 80% del total de sus recursos. Se trata de un modelo de reparto basado en la solidaridad y comunicación de bienes, donde prima la capacidad de atender las necesidades básicas, en especial las de las diócesis con menos recursos.

Del resto, un total de 48.154.626 € se destina a partidas  generales como la Seguridad Social del clero; centros de Formación eclesiásticos; funcionamiento de la CEE; aportación extraordinaria para las Cáritas Diocesanas, diversas actividades pastorales realizadas tanto en el ámbito nacional como en el extranjero; campañas de financiación, apoyo a la Conferencia de religiosos; ayudas para construcción y rehabilitación de templos y a instituciones de la Santa Sede, entre otros.

El remanente de este ejercicio se aplica al Fondo de estabilización del sistema.

 Actividad educativa: novedades 2015

Los centros católicos concertados, además de transmitir a los jóvenes los valores que se derivan del Evangelio, suponen un ahorro al Estado de 2.563 millones de euros. Un ahorro que resulta de la diferencia entre el coste de una plaza en un centro público y el importe asignado al concierto por plaza, según ofrecen los datos publicados por el Ministerio de Educación.

Son 1.476.918 alumnos los que se forman en centros católicos (8.649 alumnos más que en 2014).

Un estudio elaborado para la Memoria 2015 pone de manifiesto que la formación católica en los colegios genera importantes beneficios en los alumnos y en la sociedad en comparación con la media española; menores tasas de repetición en todas las etapas, menor gasto por alumno al año, reduce las diferencias sociales, menor índice de criminalidad y mayor tendencia a las donaciones.

Además por cada euro invertido en actividades educativas católicas en colegios se generan 5 euros de forma directa en la sociedad.

La otra parte de la memoria habla de la actividad de la Iglesia: se recogen datos como que 10 millones de personas acuden a misa. Los 18 mil 500 sacerdotes que tenemos han celebrado 9 millones y medio de eucaristíasen casi 23 mil parroquias. Que hay un millón y medio de alumnos en centros católicos que ahorran al estado 2 mil quinientos millones de euros y además con mejores  resultados. Que hay 13 mil misioneros españoles por el mundo, que gracias al patrimonio de la Iglesia se genera cerca del 3% del PIB, que casi 5 millones de personas fueron atendidas en los 9 mil centros sociales de la Iglesia y que todo ello lo realizan gracias a la “X” que muchos al hacer su declaración de la renta colocan en la casilla de la Iglesia, sin que les cueste nada.