La madrugada del próximo domingo 25 toda Europa adelantará los relojes una hora (a las 02:00 horas serán las 03:00), para dar paso al horario de verano.

Es obligatorio en todos los Estados miembros de la Unión Europea por la directiva 2000/84 y tiene impactos positivos sobre el ahorro energético, el transporte, las comunicaciones, las condiciones de trabajo, el turismo o el ocio, según un estudio realizado por la Comisión Europea.

Esta iniciativa supone, según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE), un ahorro solo en iluminación del 5% del consumo eléctrico en España, lo que se traduce en unos 300 millones de euros.

De esta cantidad, 90 millones corresponden al ahorro de los hogares españoles, equivalentes a unos 6 euros por hogar, mientras que los otros 210 millones provienen del sector empresarial.