La organización, desplegada desde Estepona (Málaga) a Tarifa (Cádiz), estaba en expansión y podría estar enviando actualmente a Europa unos 60.000 kilos de hachís al año.