Las provincias de Valencia y Alicante continúan la tarde de este viernes en alerta roja por la DANA (depresión aislada en niveles altos) o gota fría, mientras en Murcia y Almería el aviso se ha reducido a amarillo. Las lluvias torrenciales se han cobrado ya cuatro vidas (dos personas en Albacete, otra en Almería y otra en Granada), 3.500 evacuados y graves daños materiales. Las previsiones apuntan a que las precipitaciones persitirán durante el fin de semana.

Las lluvias torrenciales han obligado al cierre de más de 80 carreteras (11 de ellas de la red principal) en las provincias de Valencia, Alicante, Murcia, Almería y Albacete; a interrumpir la circulación ferroviaria en Murcia y parcialmente en Valencia y a suspender también el tráfico aéreo en Almería y Murcia.

Con precipitaciones que han superado los 400 litros por metro cuadrado en 48 horas en localidades como Orihuela, las riadas han afectado a amplias zonas de las provincias de Murcia, Alicante, Valencia y Almería.

Aunque se espera que en todo el arco mediterráneo las lluvias torrenciales comiencen a remitir, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé que este fin de semana se extiendan a gran parte del país, si bien más debilitadas.