La frontera noreste de China con Rusia se ha convertido en un frente de batalla en la lucha contra el rebrote de la epidemia de coronavirus.