La orden de arresto contra los dos altos cargos, supuestamente próximos al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, apunta que son dos de los responsables de planificar el asesinato, según la televisión pública turca TRT.