La Policía turca inició hoy, a petición de la Fiscalía de Estambul, una operación para detener a 210 militares por su supuesta relación con el fallido golpe de Estado de julio de 2016.