La residencia fue precintada por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), en medio de investigaciones por presunto terrorismo contra el expresidente y el líder cocalero Faustino Yucra.