La Reserva Federal (Fed) ha subido este miércoles los tipos de interés un cuarto de punto hasta un rango de entre 2,25% y 2,5%, con lo que se sitúa a niveles no vistos en más de una década en Estados Unidos. Es la última de las cuatro subidas que el organismo había planificado realizar en 2018, si bien ha sugerido que el ritmo en 2019 será más moderado.