La Reserva Federal de Estados Unidos subió el miércoles los tipos de interés por segunda vez en tres meses, una decisión impulsada por el continuo crecimiento económico, las sólidas ganancias del empleo y por la confianza en que la inflación avanza hacia la meta del banco central estadounidense.

La subida responde al fortalecimiento de la economía del país, ha señalado Yellen, quien ha apuntado un “cambio obvio y notable en la confianza” por parte de los inversores reflejado en los máximos históricos registrados por Wall Street en las últimas semanas y ha rechazado que la decisión suponga “una respuesta preventiva ante futuros movimientos en la política fiscal”, aunque ha agregado que existe aún “una gran incertidumbre sobre la cadencia y volumen de estos cambios”.