385000 personas necesitan ayuda agrícola – Se necesitan 10 millones de dólares EE.UU. para la población desplazada dentro del país y las familias de acogida

 – Cerca de 385 000 personas necesitan con urgencia ayuda agrícola y para los medios de vida en el noreste de Nigeria, donde la inseguridad alimentaria es generalizada, según advirtió esta semana la FAO.
Reanudar las actividades agrícolas en estas zonas esuna prioridad absoluta para garantizar que la población pueda producir suficientes alimentos para su propio consumo. Esto incluye alas personas desplazadas dentro del país a causa del conflicto, así como a las comunidades que las han estado acogiendo.

Más de 3 millones de personas se ven afectadas por la inseguridad alimentaria aguda en los estados de Borno, Yobe y Adamawa.

beb93dae6fLa FAO ha puesto en marcha una respuesta corporativa a gran escala para hacer frente a la crisis actual y necesita urgentemente10 millones de dólares EEUU para suministrar semillas, fertilizantes y equipos de riego para la próxima temporada seca Mientras tanto, la FAO prepara su respuesta para la temporada agrícola principal, para la cual se requieren aún más recursos.

“Este año, un amplio territorio que antes controlaba Boko Haram vuelve a ser accesible para la ayuda humanitaria, por lo que tenemos una oportunidad única para hacer frente a los niveles alarmantes de inseguridad alimentaria en el noreste de Nigeria”, señaló Tim Vaessen, responsable de la respuesta de emergencia de la FAO en Nigeria.

A causa de los combates en el noreste de Nigeria se han perdido tres temporadas consecutivas de siembra. Por otra parte, el gran flujo de personasque ha huido de los constantes ataques de BokoHaram ha ejercido una enorme presión sobre las comunidades de acogida, ya de por sí pobres y vulnerables, y sobre sus frágiles medios de vida agrícolas y pastoriles, agravandola yaprecaria situación de seguridad alimentaria y nutricional.

Si no se consigue reconstruir la economía rural, escasearán las oportunidades laborales y posiblemente habrá consecuencias perjudiciales como la radicalización de la juventud y su incorporación a grupos armados, que provocaría un conflicto civil permanente, advirtió la FAO. Por el contrario, reanudar la producción alimentaria en las zonas nuevamente accesibles conlleva el beneficio añadido de animar a la población desplazada a regresar a su hogar y contribuir al mismo tiempo a la mejora de su salud y nutrición.

(fuente y foto: FAO)