Hashimoto, que ha competido en siete Juegos Olímpicos, se enfrenta a una serie de problemas difíciles, que incluyen tomar el mando de uno de los eventos deportivos más grandes del mundo con menos de medio año para su inicio.