La economía de la eurozona creció un 0,4% entre enero y marzo de 2018 con respecto al trimestre previo, lo que supone una ralentización frente a la fuerte expansión registrada al final de 2017, según los primeros datos difundidos este miércoles por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat. En el cuarto trimestre de 2017, el PIB de la eurozona había crecido un 0,7%.

En el conjunto de la Unión Europea (UE), el crecimiento entre enero y marzo fue también del 0,4% en comparación con el trimestre anterior, cuando había registrado un incremento del 0,6%.

El dato del sentimiento económico cayó en marzo pero permaneció sin cambios en abril, llevando a los analistas a pronosticar que la economía de la eurozona retrocedería pero seguiría en niveles de fuerte crecimiento de alrededor del 2 por ciento interanual en los próximos trimestres.