En una resolución, aprobada con 322 votos a favor, 25 en contra y 39 abstenciones, la Eurocámara denunció la existencia de una “estrategia planificada” para destruir la oposición política.