La desescalada favorece, en la segunda semana de junio, el crecimiento de las compras presenciales, con tarjetas de crédito y débito españolas, hasta el 3% interanual. Esto permite la recuperación del gasto total, que descendió un 5% frente al 60% de mediados de abril.

Según el informe semanal de BBVA Research, la mejora del consumo se observó principalmente en las provincias que accedieron a la fase 3 el 8 de junio, en las que el gasto consolidó su recuperación con un crecimiento del 7% interanual, dos puntos porcentuales más que la semana precedente.

Por provincias, el gasto aumentó en 35 de ellas respecto al mismo periodo de 2019. Sin embargo, su evolución varía en función de la fase de desescalada. En aquellas zonas que alcanzaron la fase 3 el 8 de junio, el gasto realizado con tarjetas consolidó su recuperación en la semana del 8 al 15 de junio, con un crecimiento del 7%, dos puntos porcentuales más que la semana precedente. El aumento superó el 10% interanual en 13 provincias en fase 3, entre las que destacaron Jaén, Córdoba, Cádiz, Asturias y Ourense.

Por su parte, en las provincias que iniciaron la fase 2 el 8 de junio, el consumo mostró un avance notable, con un crecimiento del 2% frente al -18% en la semana del 1 al 7 de junio. Barcelona y Madrid lideraron esta recuperación del gasto presencial con tarjeta. Por el contrario, en las provincias que ya se encontraban en fase 2, el gasto se redujo desde el 1% en la primera semana de junio hasta el -1% en la semana del 8 al 15 de junio.

Según BBVA Research, los sectores de alimentación, salud, grandes superficies y otros servicios han incrementado su peso en el gasto con tarjeta desde la declaración del estado de alarma, mientras que el gasto con tarjeta en moda, bares y restaurantes, transporte y viajes, entre otros, ha perdido relevancia.

No obstante, con el avance en la desescalada, los datos muestran que el crecimiento del gasto en alimentación pierde impulso hasta situarse en el 46% interanual. Por el contrario, avanzan otros sectores, como equipamiento del hogar (49%), salud (16%), tecnología (10%) y grandes superficies (9%). A medida que se levantan las restricciones a la movilidad, se recupera también el gasto en deportes, belleza, moda, hostelería y ocio.