En el XXII Congreso Nacional de la Empresa Familiar Felipe VI destaca “La íntima conexión entre la actividad empresarial y el núcleo familiar es un factor insoslayable”

Felipe VI ha inaugurado el XXII Congreso Nacional de la Empresa Familiar que se desarrolla entre el 27 y el 29 de octubre, organizado por el Instituto de la Empresa Familiar (IEF), con la colaboración de la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (Amefmur), y patrocinado por Banco Santander y KPMG, y al que se espera que asistan más de 500 empresarios familiares procedentes de toda España.

Durante el acto, el Rey ha señalado “la íntima conexión entre la actividad empresarial y el núcleo familiar es un factor insoslayable. Las características singulares del gobierno corporativo en la empresa familiar hacen que convivan dentro de ella varias generaciones con distintas funciones, lo que aporta una visión plural que enriquece la gestión empresarial. A ello se une el hecho de que la presencia de la mujer es mayoritaria en los órganos de gobierno corporativo relacionados con el ámbito familiar. Y en cuanto al compromiso con el entorno, que acabo de mencionar, estas firmas, al estar a menudo enfocadas en un área territorial concreta, desempeñan un papel muy importante en la vertebración y en la cohesión territorial…”.

También dijo que “en lo que se refiere a la proyección exterior, hay que subrayar su esfuerzo en los últimos años por hacerse presente de forma creciente en mercados del resto de Europa e Iberoamérica. Profundizar en esta internacionalización es, sin duda, un reto de presente y de futuro que merece el mayor apoyo”.

Don Felipe destacó que “las empresas familiares se caracterizan por tener mayores tasas de supervivencia en épocas de dificultad, pues la voluntad de garantizar la continuidad del negocio prevalece a menudo sobre otros objetivos”.

“Vivimos tiempos de complejidad e incertidumbre”

Por su parte, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco J. Riberas, ha centrado su intervención en los retos y desafíos que tienen por delante tanto España como el resto del mundo, y en el papel que, en su opinión, debe jugar en este escenario la empresa familiar. “Vivimos tiempos de complejidad e incertidumbre a nivel global”, ha dicho el presidente del IEF, citando el Brexit y la guerra comercial entre China y Estados Unidos como dos de las grandes amenazas que se ciernen sobre la economía internacional.

Y en el ámbito doméstico, ha señalado otras dos circunstancias especiales: la falta de Gobierno y la situación en Cataluña. En este último punto, Riberas expresó la solidaridad del mundo de la empresa familiar “con los ciudadanos y empresas que intentan continuar en Cataluña con su trabajo cotidiano a pesar de la violencia y las protestas de los últimos días”. “Es preciso recuperar la normalidad lo antes posible, ya que es muy peligroso proyectar esta imagen ante clientes e inversores internacionales por más tiempo”, ha sentenciado.

Riberas ha hablado también de los grandes procesos de cambios transversales que afectan al mundo y que resumió en dos: la revolución digital y las crecientes demandas de la sociedad de un modelo económico y social sostenible a nivel global. “Todo lo que conocemos está cambiando y va a cambiar más en los próximos años”, ha dicho.

La importancia de un Gobierno estable

Respecto a la inestabilidad política, ha recordado que llevamos varios años con gobiernos en funciones o inestables y que en nuestro país “hay que tomar decisiones muy importantes y para eso es imprescindible un Gobierno estable”.

En su opinión, tras el Brexit España puede asumir un papel más determinante en la UE. Las crisis pueden convertirse en oportunidades si se afrontan con decisión y con el objetivo irrenunciable de crecer y desarrollarnos a largo plazo. En este sentido, ha señalado que las empresas ya están haciendo sus deberes, tomando decisiones para adaptarse a estos cambios, pese a lo cual “somos conscientes de que tenemos que hacer más para contribuir al futuro de nuestro país”.