Según dijo este lunes el instituto económico Ifo, la confianza de las empresas alemanas mejoró en noviembre, tal como se esperaba, ya que su fortaleza interna compensa holgadamente la recesión manufacturera.