Durante los tres próximos días, coincidiendo con el puente festivo del 15 de agosto, uno de los fines de semana con más movimiento de vehículos del año, la Dirección General de Tráfico realizará una campaña especial de vigilancia y concienciación sobre el riesgo que supone el consumo de sustancias psicoactivas y la conducción.

Entre el 12 y el 14 de agosto, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) intensificarán los controles sobre este factor de riesgo causante de casi un tercio de los accidentes mortales. Para ello, se establecerán diferentes puntos de control en todo tipo de carreteras y a cualquier hora del día, donde se realizarán más de 25.000 pruebas diarias de alcoholemia y drogas a los conductores que circulen por ellas.
Se pondrá especial énfasis en los colectivos policonsumidores, aquellos conductores que se ponen al volante y que consumen habitualmente alcohol y/o drogas.
Con el objetivo de que la campaña se generalice también en las vías urbanas, Tráfico ha invitado a los ayuntamientos de más de 25.000 habitantes para que se sumen a la campaña, con el establecimiento de controles en sus respectivos cascos urbanos.
Con este tipo de campaña se quiere crear una mayor concienciación entre los conductores de que no solamente el alcohol y la conducción es un binomio peligroso, sino que también las drogas y la conducción son en numerosas ocasiones sinónimas de muerte.
La DGT en los primeros cinco meses del año ha realizado 33.324 pruebas para detección de drogas de las cuales resultaron positivas 11.849, es decir el 35,6 %.De alcohol se han realizado 2,1 millones de pruebas, resultando positivas 29.476, el 1,39%. Es decir que 41.325 conductores circulaban bajo influencia de drogas o alcohol.
  • El 43,10% de los conductores fallecidos en 2015, en accidente de tráfico en carretera durante el pasado año y que fueron analizados por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencia Forenses (INTCF) dio positivo en alcohol, drogas y/o psicofármacos.
  • De entre los fallecidos al volante que dieron un resultado positivo en las diferentes sustancias analizadas (275 conductores del total) el 66,91% había ingerido alcohol; al 31,64% se le detectó algún tipo de droga y un 26,55% había consumido psicofármacos.
  •  Los datos reflejan un aumento del consumo de alcohol, psicofármacos y drogas entre los fallecidos en carretera comparados con los resultados de la memoria de 2014. La presencia de alcohol ha aumentado del 26,22% en 2014 al 29,31% en las víctimas de 2015; los positivos de psicofármacos han pasado del 10,74% al 11,44%, y se mantiene la ingesta de drogas, que pasó del 13,35% al 13,64 %.