Argentina registraba a finales del primer trimestre del año una deuda externa bruta de 275.828 millones de dólares, lo que implica que el “stock” de deuda creció en 22.932 millones de dólares en términos interanuales, en medio de la recesión y tras la crisis cambiaria desatada en abril de 2018 en el país.