Los 3,6 mil millones de dólares estaban destinados al Departamento de Defensa y ahora podrían ser usados para levantar una valla de unos 700 kilómetros a lo largo de la frontera.