La ciudad mozambiqueña de Beira acogió en el fin semana e a partir de hoy y dura la Conferencia Internacional de Promesas de Contribuciones. El evento buscaba apoyar las tareas de reconstrucción tras la devastación causada por los ciclones Idai y Kenneth que afectaron a alrededor de 1,85 millones de personas los pasados meses de marzo y abril;  y sólo el ciclón Idai dejó más de 600 muertos y millones de personas necesitadas.

La Conferencia contó con la participación de unas 700 organizaciones internacionales, organismos para el desarrollo, el sector privado y la sociedad civil. También asistieron el presidente del país, Filipe Nyusi, y varios ministros de alto nivel.

El país africano necesita 3200 millones de dólares para reconstruir los centros sociales, las áreas productivas y la infraestructura que se vieron afectados en las provincias de Sofala, Manica, Tete, Zambezia, Inhambane, Nampula y Cabo Delgado, estimaciones basadas en un estudio técnico realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Unión Europea, el Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo.

Los donantes internacionales prometieron aportar 1.200 millones de dólares para la rehabilitación de las zonas destruidas por los ciclones Idai y Kenneth que asolaron a Mozambique en marzo y abril, respectivamente, y que dejaron 1,85 millones de personas damnificadas.
El presidente mozambiqueño, Jacinto Nyusi, anunció la cifra este sábado, durante en la jornada de cierre de la Conferencia Internacional de Promesas de Contribuciones a la que acudieron durante dos días unos 700 participantes en la ciudad de Beira.
Entre los principales contribuyentes se contaron la Unión Europea, con 200 millones de dólares; la Comisión Europea, con 100; y el Banco de Inversión Europeo, con 100 más.