Bruselas ha rebajado con fuerza las previsiones de crecimiento en la eurozona durante 2019. El Ejecutivo comunitario considera ahora que el PIB de los Diecinueve se expandirá un 1,3%, seis décimas menos de lo que había pronosticado anteriormente, sobre todo por el peor comportamiento de las grandes economías, sobre todo Alemania e Italia -ambos a la cola de la UE-, pero también Países Bajos y Francia.

“Nuestra previsión se revisa a la baja, en particular, para las mayores economías de la eurozona. Eso refleja factores externos, como las tensiones comerciales y la ralentización en mercados emergentes, sobre todo, en China”, ha declarado en un comunicado el vicepresidente de la Comisión para el Euro, Valdis Dombrovskis.

La Comisión rebaja  una décima su previsión de crecimiento para España en 2019, hasta el 2,1% como en 2020, al 1,9%, según sus previsiones macroeconómicas de invierno.