Las compañías acordaron entre ellas retrasar la introducción en la UE de ‘una versión genérica” de un medicamento para los trastornos del sueño. Las empresas son la israelí Teva y la estadounidense Cephalon. Por esta infracción, que duró de 2005 a 2011, cada una ha sido multada con 30 millones de euros.