Casi dos semanas después de que se declarara el incendio que ya se ha cobrado 81 vidas en el norte de California (Estados Unidos), la cifra de desaparecidos sigue variando en centenares de personas a diario a causa de lo caótico de la situación, colocándose este martes en 699.

Estas fluctuaciones se deben a que la situación en la zona afectada por las llamas sigue siendo de caos (el incendio continúa ardiendo, controlado en un 75 %) y decenas de miles de personas permanecen evacuadas.