La Comisión Europea acusó hoy a los fabricantes alemanes de vehículos BMW, Daimler y el grupo Volkswagen de haber pactado entre 2006 y 2014 para limitar el desarrollo de tecnologías destinadas a reducir las emisiones de los vehículos de pasajeros de gasolina y gasóleo.