Miles de migrantes centroamericanos han llegado al muro divisorio entre México y Estados Unidos, donde soldados estaounidenses han sido desplegados. Las agencias de la ONU,  bajo la solicitud del Gobierno de México han brindado su apoyo y atención.

Entre 7000 y 9000 migrantes, solicitantes de asilo y refugiados centroamericanos divididos en cuatro grupos organizados denominados “caravanas” se han desplazado a través de México desde su ingreso al país desde el 19 de octubre de 2018. Ahora han llegado al muro divisorio entre México y Estados Unidos, donde soldados estaounidenses han sido desplegados.

Han recorrido más de 4300 km, principalmente a pie y en autostop, hasta la ciudad fronteriza Tijuana.

Varias agencias de la ONU, como UNICEF, la Agencia de la ONU para los Refugiados, la Organización Internacional para las Migraciones, la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, la Organización Panamericana de la Salud,  ONU Mujeres, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, bajo la solicitud del gobierno de México, han brindado apoyo y acompañamiento en coordinación con instituciones estatales y organizaciones de la sociedad civil para atender a los migrantes en tránsito por el país.

Esas agencias han expresado su preocupación en cuanto a la vulnerabilidad de estas personas que enfrentan en su tránsito hacia los Estados Unidos riesgos asociados con la violencia del crimen organizado, las enfermedades, el acceso limitado a servicios básicos, la trata y el tráfico de personas, y el contrabando, entre otros.

La ONU ha compartido sus preocupaciones en torno a la situación de derechos humanos ante las autoridades estatales y federales, así como ante los mecanismos internacionales de derechos humanos.