La búlgara Kristalina Georgieva, actual directora ejecutiva del Banco Mundial, ha sido la candidata que más apoyos ha recibido para ser la aspirante europea a la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque no los suficientes para obtener el respaldo de los 28.

La candidata búlgara, que ha quedado como finalista junto al expresidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, obtuvo el respaldo del 56 % de los países, pero estos representan menos del 65 % de la población, tal y como exigía el criterio de mayoría cualificada.

De esta forma, la nominación del candidato europeo a sustituir a la francesa Christine Lagarde al frente del FMI queda de momento pospuesto y pendiente de nuevas negociaciones entre los 28.