La cadena de jugueterías española, propiedad del grupo francés Ludendo desde 2012, mantendrá la marca actual, sus 57 tiendas abiertas y los 350 puestos de trabajo que tenía en la actualidad, ha asegurado la empresa compradora.