La aerolínea británica de bajo coste EasyJet, que da empleo a más de 15.000 personas en ocho países de Europa, anunció que tiene previsto recortar hasta un 30% de su plantilla, equivalente a 4.500 puestos de trabajo, y reducir su flota, para adaptarse a un mercado más pequeño como consecuencia de la pandemia de coronavirus.