Por primera vez desde el año 2015, cuando se intensificó la guerra en Yemen entre los hutíes y la coalición gubernamental respaldada por Arabia Saudita, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas ha logrado acceder al distrito de Nihm, controlado por las fuerzas rebeldes.

El portavoz del Programa, Herve Verhoosel, informó a los medios de comunicación reunidos en Ginebra que la agencia logró distribuir el pasado jueves alimentos y ayuda humanitaria a más de 5.000 personas de los “896 hogares que viven cerca de la línea de frente en el distrito de Nihm, en la provincia de Saná”.

Verhoosel destacó que esta era “la primera vez que el PMA y un socio cooperante, Islamic Relief, llegan a las personas que viven dentro de la zona militarizada de Nihm”. El reparto se efectuó en dos puntos de distribución y consistió en raciones de alimentos para dos meses.

De igual modo, informó que el Programa logró acceder a “la zona asediada de la ciudad de Dhuraimi, en la provincia de Hodeida, que ha sido escenario de intensos conflictos durante un período prolongado de tiempo”.

En este caso proporcionó raciones de alimentos para dos meses, agua, paquetes de aseo y kits de higiene femenina de UNICEF y el Fondo de Población, así como otro tipo de asistencia alimentaria”, destacando a su vez que “es la primera ayuda humanitaria que llega a la población civil en un año”.

Pese a que el alcance de la entrega de asistencia humanitaria ha ido en aumento desde el pasado mes de diciembre, Verhoosel reconoció que queda una ardua tarea por recorrer en el país árabe.

“El PMA proporcionaba ayuda a unos 7 o 8 millones de personas al mes, y desde enero y febrero suministramos asistencia a unos 10 millones de personas”.  El portavoz agregó que esperaban aumentar esa cifra a 12 millones.