La Unasur, creada en 2008 por influencia de gobiernos sudamericanos de izquierda, ha sido abandonada por la mayoría de sus miembros y está ahora reducida a Bolivia, Guyana, Surinam, Uruguay y Venezuela.