La Agencia Tributaria ha aprehendido un total de 2.700 kilos de hachís en una nave industrial en El Zabal, La Línea de la Concepción (Cádiz). La incautación ha venido precedida de un amplio dispositivo de seguimiento y control iniciado tas la detección de una embarcación neumática semirrígida y el posterior alijo de la droga  en una playa de San Roque.

Durante la actuación se ha procedido a la detección de dos personas y al descubrimiento de un zulo de grandes dimensiones que se encontraba oculto bajo un largo túnel vertical junto a la nave donde se incautó la droga.

La operación se inició en la tarde del sábado 28 de enero, cuando medios aeronavales de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, en misión de patrulla, control y vigilancia de las costas, detectaron un eco sospechoso en la pantalla de radar. Comprobaron que se trataba de una embarcación neumática semirrígida, de unos doce metros de eslora, que navegaba sin luces hacia la costa española. Iba cargada con fardos de los habitualmente utilizados para el contrabando de hachís.

A partir de ese momento se estableció un dispositivo de control y seguimiento sigiloso del objetivo. Tras varias horas de seguimiento, se observó cómo la embarcación alijó en una de las playas del término municipal de San Roque. Desde la playa la droga fue trasladada en un vehículo todo terreno hasta una nave situada en El Zabal, La Línea de la Concepción, donde las unidades terrestres de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, apoyadas por dotaciones del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, interceptaron el alijo.

Una vez que los funcionarios de la Agencia Tributaria accedieron a la nave, encontraron en su interior  un vehículo todoterreno cargado con fardos de hachís, así como otros fardos de droga procedentes de alijos anteriores que se encontraban depositados en un apartado de la nave.

Los investigadores también localizaron un zulo de grandes dimensiones excavado en el terreno donde estaba ubicada la nave. Al zulo se accedía por un profundo pozo vertical cuya boca estaba perfectamente disimulada.

Durante el registro de la nave se observaron evidencias claras de que las personas que vigilaban y custodiaban la nave y la droga habían huido precipitadamente del lugar, hallándose una escopeta de caza y una canana con cartuchos, así como una carabina de aire comprimido.

Una vez efectuado el recuento de la droga, este dio como resultado la aprehensión de 90 fardos de arpillera conteniendo pastillas de hachís, con un peso aproximado de 2.700 kilos.