El máximo líder norcoreano, Kim Jong-un, advirtió a altos funcionarios del partido gobernante sobre la “grave situación” que enfrenta la economía del país y pidió medidas urgentes.  

Sus comentarios, divulgados el lunes por los medios estatales, fueron formulados durante el segundo día de una reunión de alto nivel del partido, celebrada antes de la fecha límite impuesta por Corea del Norte para que Estados Unidos cambie su postura sobre las estancadas conversaciones nucleares. 

Kim, quien presidió la reunión, dijo que había llegado el momento de lograr un “giro decisivo” en el desarrollo económico del país. Presentó a los funcionarios reunidos “tareas para corregir urgentemente la grave situación de los principales sectores industriales de la economía nacional”, informó la agencia oficial de noticias KCNA.

Corea del Norte no publica estadísticas económicas propias, dejando estimaciones externas como las únicas cifras disponibles sobre su desempeño. 

fuente: DW