Los responsables de la política exterior de Estados Unidos y Rusia participaron en la sesión inaugural de este año del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde abordaron la situación de Ucrania.

El ministro del Exterior ruso, Sergei Lavrov, sostuvo que se han logrado avances tangibles en la implementación del alto el fuego marcado en los acuerdos de Minsk, y destacó la retirada de armamento pesado de la zona de conflicto.

Lavrov pugnó por una solución diplomática como la única manera de resolver la crisis en el este de Ucrania.

“Quienes intentan ignorar esto y piden más suministros de armas tienen la gran responsabilidad de perturbar el acuerdo de paz. Son guiados por intereses de diversas naturalezas, pero no por los intereses del pueblo ucraniano”, dijo el canciller ruso.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry afirmó que continúan las violaciones de derechos humanos en Ucrania y mencionó asesinatos, tortura, violaciones y detenciones arbitrarias, entre otros abusos.

Kerry negó que se estén retirando las armas pesadas y aseguró que los combatientes separatistas solo cumplen parte de los acuerdos de Minsk.

“Si seguimos permitiendo que se transgredan los acuerdos, o que solo se cumpla una parte como llevándose el equipo pesado sin que se informe a dónde, o si no se da a la OSCE el acceso necesario, habrá consecuencias que presionarán más la economía de Rusia, de por sí en problemas”, advirtió Kerry.