El primer ministro canadiense sigue en cuarentena voluntaria después de que su esposa diese positivo en la prueba por coronavirus. El avance de la pandemia y el aumento de los casos ha obligado a Canadá a cerrar sus fronteras a todos los ciudadanos extranjeros, excepto a los estadounidenses.