El proceso se abrió en 2017

El predicador iraquí Abu Walaa, presentado como el cerebro del grupo Estado Islámico en Alemania, fue encontrado culpable y sentenciado a diez años y medio de cárcel por su pertenencia a la organización terrorista que lideraba y por reclutar a seguidores para el yihadismo en Irak y otros territorios.

A Walaa, de 37 años, y a los otros tres acusados, se les imputaba ocuparse del reclutamiento y radicalización de jóvenes en Alemania, especialmente en las regiones de la cuenca del Ruhr y de Baja Sajonia, oeste y centro del país. De hecho uno de los imputados convivió con el tunecino Anis Amri, autor del atentado yihadista de Berlín, en 2016, en el que murieron doce personas, al lanzarse con un camión robado contra las personas concentradas en un céntrico mercadillo de navidad. 

Según la fiscalía, dos de esos jóvenes radicalizados cometieron ya en Irak atentados suicidas, con un alto número de víctimas. Otro pasó a servir en las estructuras de Estado Islámico iraquí.

El proceso contra Walaa, clérigo en una mezquita altamente radicalizada de Hildesheim, se abrió en 2017 y con su sentencia se pone fin a un largo proceso judicial.