Corea del Sur -que prohíbe la importación de productos marinos de Fukushima- se declaró preocupada por las posibles consecuencias medioambientales.