Japón conmemora este lunes el octavo aniversario del terremoto y el tsunami que devastaron el nordeste del país, una catástrofe natural que causó más de 18.000 muertos y desencadenó la crisis nuclear de Fukushima.