El teletrabajo mantiene las oficinas vacías, y deja también desierto al centro de Roma, donde incluso los turistas brillan por su ausencia. Incide también la “cassa integrazione”, el subsidio que en momentos de crisis cubre un porcentaje de los salarios y que pesa en los ingresos de las familias.