El Ejecutivo italiano aprobó este fin de semana una serie de medidas extraordinarias para intentar contener la difusión del contagio

Una cuarta persona ha muerto en Italia por el coronavirus COVID-19. Se trata de un hombre de 84 años ingresado en el hospital Juan XXII de Bérgamo, en Lombardía (norte de Italia) que tenía otros problemas de salud, según han anunciado las autoridades locales. 

Los tres fallecidos anteriores eran una mujer que falleció en la provincia de Cremona; un hombre de 78 años de Vo’ Euganeo, en la provincia de Padua (Véneto) y una mujer de 77 años que estuvo en Codogno y que dio positivo al virus en una prueba realizada tras su muerte.

El Ejecutivo de Italia aprobó este fin de semana una serie de medidas extraordinarias para intentar contener la difusión de los casos de coronavirus en el norte del país, con 136 contagiados, y ha prohibido la entrada y salida de personas en las once localidades consideradas el epicentro del brote.

El temor a que la difusión sea mayor ha llevado a las regiones de Piamonte, Lombardía y Véneto a tomar además otras medidas extraordinarias durante al menos esta semana. Se han suspendido todas las ferias y eventos, así como manifestaciones culturales y deportivas, y permanecerán cerrados museos, escuelas y universidades.

Venecia ha suspendido su carnaval mientras que Milán, la capital económica del país, ha cancelado sus ferias comerciales. El teatro de la Opera de La Scala ha suspendido sus funciones, algo que ha ocurrido contadas veces en su historia. 

Las marcas de moda Laura Biagiotti y Giorgio Armani han realizado sus desfiles de la semana de la moda a puerta cerrada.