Lo anunció el ministerio de Asuntos Exteriores israelí. El premier Benjamin Netanyahu subrayó que “esta es otra prueba del creciente rango de Israel en el mundo y en la región”.