Las autoridades israelíes entregaron esta semana en la ciudad palestina de Jericó unas diez toneladas de cartas, paquetes y compras por internet enviadas a Palestina y que estaban retenidas, en algunos casos, desde hace ocho años.